[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_gallery type=”flexslider_fade” interval=”3″ images=”2216,2217″ onclick=”link_image” custom_links_target=”_self” img_size=”750 x 500″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]No tenía intención de subir algo de Diptyque después de haber publicado hace no tanto sobre ellos. La verdad es que soy muy fan de sus aromas frescos y mis obsesiones son Philosykos y Do Son.

Pero este post es sobretodo para celebrar la presentación del perfume sólido de Diptyque y justo me cayó el veinte cuando una amiga al verlo, se encantó. Y sí, no sólo huele bien,  a delicioso higo con un poco de madera (pero eso es obvio), pero la maravilla es la presentación que lo hace practiquísimo. En lo personal, me facilita para aminorar mi paranoia de oler mal, porque como mi modo de transporte principal es la bicicleta, la frescura a veces se ve comprometida con mi neurosis por el tránsito complicado. Así que lo traigo en la bolsa, o en el bolsillo de la chamarra,  trazo un ligero círculo sobre la superficie del perfume sólido y lo aplico en el cuello. Listo. Saludo y mi mente queda en paz.

Por lo mismo, para viajar es muy práctico y si estás en un lugar público no andas dejando una apestosa estela que puede incomodar a otras personas a tu alrededor.

Aún no sé en dónde lo puedes conseguir en México, pero lo puedes comprar en línea en la página de Diptyque.

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]