¿Cómo llegué a Punta Jamaica?

Me pregunto mientras admiro la vista de la laguna, escucho las olas del mar y el sol, recién despertando, me dan la bienvenida. Gracias, Google Maps por mostrarme que el Hotel Boutique Punta Jamaica está en el mapa. Específicamente Coyuca de Benitez ( un poco más allá de Pie de la Cuesta y otro tantito de Acapulco)  entre la laguna y el Océano Pacífico está este pequeño e íntimo hotel que desde que llegas para lo único que tienes que salir es para dar seis pasos y llegar a la la playa. Perf.

bardotmx puntajamaica johnmasters suncare

Darse el break vale la pena, aunque sea un fin de semana, en particular por el paisaje de la laguna que hipnotiza con su continuo show de la naturaleza que no te deja de otra más que desconectarte.  Soy de las personas que disfruta de la sombra con un libro hasta quedarme dormida, pero no estar bajo el sol significa olvidar el bloqueador solar.  Últimamente he sido muy fan del de John Masters Suncare SPF 30, nada tóxico, biodegradable, “reef friendly“, con extracto de té verde y humectantes como el aceite de jojoba y MUY buena protección. (La presentación cambió y ya no es como en el gif, pero lo recomiendo mucho)

bardotmx puntajamaica laguna show

Inhala y exhala con fuerza y profundidad sin temor tóxico. Te empiezas a relajar…Un masaje no estaría nada mal. La recomendación es que te dejes ir con el vaivén del oleaje y de las manos de la masajista en la terraza que da hacia el mar.

Ya con el cuerpo aflojado mi sugerencia es que desates tu fiesta privada con la meta de terminar viendo el alucinante amanecer (tip: pide la habitación que da a la laguna). 

bardotmx puntajamaica amanecer

Aunque en Punta Jamaica te ofrecen opciones de recorridos a la laguna, a ver desovar tortugas (en temporada), tour por los manglares u a un tentador paseo con opción a picnic en un lugar que por la descripción suena paradisiaco, yo no salí. Tiré güeba, me dediqué fielmente al hedonismo. Comí mucho y comí rico. La cocina es un buen plus, satisfecha de haber pedido los crocantitos chilaquiles, un tamal, camarones al ajillo y un guisado con carne de cerdo y salsa verde picosa que me voló los sesos y me hizo derramar con felicidad muchos mocos. 

bardotmx puntajamaica comida

Para pasarlo todo fresquísimas aguas de sandía, limonada y obvio piñitas coladas que siempre caen muy bien al nivel del mar.

Cabe notar que el concierge de Punta Jamaica, Noé, hace bien su chamba. A través de Whatsapp me contactó en el instante que hice mi reserva y me pareció una excelente forma de comunicarnos, eficiente pero no invasiva. (Odio hablar por teléfono) Me ayudó mucho para saber cómo llegar al hotel, que justo me llamó la atención por su ubicación alejada de vibrant Pie de la Cuesta. El me dio de todas las indicaciones específicas, además de aclarar TODAS mis dudas porque me fui en autobús. (tip: Si vas pocos días, vale la pena) Pero sobretodo, lo que más agradecí de esta comunicación fue cuando escuché “¿Claudia?” mientras bajaba del autobús. Atolondrada por el madrugón, yo  no entendía NADA. ¿Dónde estoy? ¿Qué pasó? ¿Claudia, yo? Su sonrisa de bienvenida me guió hacia el auto y emprendimos el camino hacia el hotel. Aún no amanecía y ya estaba en posición horizontal concluyendo los sueños que iniciaron en el autobús en una cama fresca king size y repuse la energía suficiente que necesitaba para continuar con mis días de relajación.

¿Cuándo vuelvo? Espero que pronto, porque feliz regreso.

¿Qué me faltó hacer? La mascarilla de barro de Doña Polita de una receta “celosamente guardada” . Si Sofía Vergara ya la probó, ¡obvio yo la quiero probar!

punta jamaica

+ sobre el hotel