[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_raw_html]JTNDaWZyYW1lJTIwd2lkdGglM0QlMjc1NjAlMjclMjBoZWlnaHQlM0QlMjczOTAlMjclMjBmcmFtZWJvcmRlciUzRCUyMjAlMjIlMEFzcmMlM0QlMjJodHRwJTNBJTJGJTJGcGxheWVyLmNuZXZpZHMuY29tJTJGZW1iZWQlMkY1M2IwMDgwMTY5NzAyZDcxZTMwMDAwMDAlMkY1MTc2ZTkwMzY4ZjlkYWZmNDIwMDAwMTQlMjIlMEFhbGxvd2Z1bGxzY3JlZW4lMjB3ZWJraXRhbGxvd2Z1bGxzY3JlZW4lMjBtb3phbGxvd2Z1bGxzY3JlZW4lMEFhbGxvd3RyYW5zcGFyZW5jeSUzRCUyN3RydWUlMjclM0UlM0MlMkZpZnJhbWUlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Durante sus días de estudiante, la actriz vivió una tremenda decepción cuando en NY, no le hicieron un buen trabajo de trenzado. Una tía en Kenya, le enseñó diferentes tipos de trenzado y Lupita regresó de sus vacaciones a Estados Unidos pensando que podría ganar unos dólares extras haciendo trenzas para sus amigas, pero nunca tuvo el corazón para cobrarles y no logró ganar ni un centavo.

“Lo que me amo de la textura de mi  cabello es que puedes hacer todo tipo de cosas interesantes, formas angulosas, es como esculpir… Para mi trenzar el cabello es algo íntimo y me gusta hacerlo para gente que conozco y amo… “

via : vogue.com

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]