[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_images_carousel onclick=”link_image” custom_links_target=”_self” mode=”horizontal” speed=”5000″ slides_per_view=”1″ images=”1801,1800″ img_size=”700×500″ autoplay=”yes”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]Esta semana, como todos lo saben, es la NYFW (osea la semana de la moda de Nueva York) y todos hablan de las nuevas colecciones, las fiestas, la gente etc.

A mi, lo que más me ha llamado la atención -y no tanto por la ropa – fue la pasarela de HOOD BY AIR. El peinado y maquillaje que la estilista Amy Farid y el maquillista Inge Grognard diseñaron para la marca es una obra de arte grotesca.

Al principio estaba confundida,  porque definitivamente no es un look que usaría, ni creo que nadie más lo use. ¿Cómo es posible enseñar una colección con un look tan intenso? No me lo tomen a mal, no estoy diciendo que no me guste, simplemente no sé explicar el sentimiento.

 Normalmente verías a las modelos con el pelo wavy perfecto, relamido en gel completamente pulido o uno que otro up-do “despeinado” y justo esto hace que a pesar de que el look de HOOD BY AIR sea extraño, me guste.

 Me gusta por complicado, finger waves en diferentes largos con una media en la cabeza y maquillaje hecho unicamente para cada modelo, ¿por qué no? Y para cerrar con broche de oro “grills” con dientes de plata y oro,  incluso unos con “piercings” ahora si que mis respetos, no se les fue ni un detalle. La intención de este look como lo mencionan en fashionista.com es darle nuevas identidades a todos los modelos y hacerlos ver androgenos, al igual que la ropa que modelan.

 En conclusión yo le llamaría a estos looks “guácala que rico” prácticamente complicados y “feos”, ¡pero artisticamente increíbles!

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]